sábado, 25 de noviembre de 2017

"El despilfarro económico, el impacto ambiental y la degradación del paisaje del macropuerto deportivo de San Vicente de la Barquera", por el catedrático emérito de Geografía e Historia D. Emilio Carrera González

     Ante el nuevo proyecto de macropuerto deportivo que la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria pretende construir en el interior de la ría de San Vicente de la Barquera la representación de los grupos ecologistas y conservacionistas  de Cantabria en Patronato del Parque Natural de Oyambre y Ecologistas en Acción-Cantabria rechazan esta iniciativa y exigen su retirada orientando la inversión prevista de casi 7 millones de euros a la satisfacción de necesidades mucho más prioritarias en los sectores productivos del municipio en el sector primario –pesquero y agroganadero sostenibles y forestal de maderas nobles y autóctonas–, secundario –con la implantación de un polígono específico orientado a la implantación de industrias relacionadas con las nuevas tecnologías, los programas de I+D+i, las transformaciones agrolimentarias....–, y terciario –con atención preferente al desarrollo de un turismo que garantice la conservación y mejora de los valores ambientales y el paisaje, la revalorización y restauración de su Patrimonio Cultural y urbanístico, y la creación de una marca de origen como espacio protegido y la comercialización de sus productos y ofertas.  Las razones concretas de este rechazo son las siguientes:
     En primer lugar, porque el desarrollo sostenible de San Vicente de la Barquera ha de potenciar el turismo con el objetivo fundamental de conservar de los valores ambientales y el paisaje –sus principales atractivos junto al Patrimonio Cultural y los servicios de acogida–, pero, también, mantener los equilibrios con la rentabilidad económica –definiendo las prioridades en ese y en otros sectores productivos o los valores añadidos y la proyección a largo plazo de las inversiones realizadas–, la rentabilidad social –sus efectos multiplicadores en la creación de empleo, la continuidad y estabilidad de los puestos de trabajo…–, y la calidad de vida y los beneficios colectivos en vez de empeñarse en construir un macropuerto deportivo en el interior de la ría de San Vicente de la Barquera en uno más de los innumerables ejemplos de actuaciones insostenibles y desafíos a esa rentabilidad económica, social y ambiental que debería estar presente en todas las inversiones públicas, y como testimonio más de las frecuentes agresiones a la hacienda autonómica que viene protagonizando una Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria, experta en incumplir las propias directrices, normas y disposiciones del ordenamiento jurídico y el estado de Derecho del que forma parte.
        En segundo lugar porque va contra las directrices del PORN del Parque Natural de Oyambre, de  la Zona Especial de Conservación de las Rías Occidentales de Cantabria, y de la Directiva de Hábitats de la Unión Europea donde se encuentra la ría de San Vicente; porque provocará impactos ambientales y sobre el paisaje que degradarán irreversiblemente los valores que habían conservado hasta ahora; porque causará perjuicios sociales sobre el uso público y el activo turístico del espacio afectado con la privatización de sus accesos; y porque constituirá un despilfarro económico ante otras alternativas prioritarias de inversión en materia de empleo, equipamientos, infraestructuras y servicios mucho más respetuosos con el medio ambiente y las necesidades de los vecinos, en la dinamización de otros sectores productivos –pesqueros, agroganaderos, forestales e industriales con tecnologías blandas–, y en la misma reordenación y racionalidad de los atraques existentes, abandonados o infrautilizados; porque se contradice con los criterios generales del propio Plan de Puertos  que dice textualmente que “las zonas de mayor valor ambiental, como es el caso de las rías incluidas de algún Espacio Natural Protegido o de los espacios más cercanos a playas, se constituyen en zonas excluidas donde se desaconseja la implantación de nuevos puertos desde el punto de vista ambiental”; “que las zonas donde predominen los procesos de sedimentación –y el estuario de San Vicente se encuentra en un avanzado estado de colmatación– se consideran no aptas para la instalación de nuevos puertos”; y que tal como se especifica en su Memoria Ambiental, “las previsiones de una demanda de servicios e infraestructuras [como puede ser el caso de nuevos puertos deportivos] no comprometerá los valores ambientales considerados dignos de protección”; Y, desde luego, porque tampoco es válido el argumento de considerar como excepción de las zonas excluidas, las zonas que ya tienen instalaciones portuarias o están altamente degradadas, pues el estuario y la ría de San Vicente cuenta con la mejor calidad ambiental de los estuarios de Cantabria y mantiene todavía un alto grado de naturalidad lo que explica la existencia de varias figuras de protección ambiental existentes. 
         En tercer lugar porque el proyecto pretende ejecutarse sobre un espacio protegido como es el Parque Natural de Oyambre que carece aún –a pesar de haber transcurrido  30 años desde su creación– de Plan Rector de Uso y Gestión, de Plan de Desarrollo Sostenible y de los Planes Sectoriales de Restauración e Integración Ambiental y Paisajística, de Fomento de Buenas Prácticas en el Sector Primario, y de Fomento de Buenas Prácticas en las Actividades Turísticas; que incorpora un pronunciamiento del Patronato sin las referencias técnicas o jurídicas contrarias a leyes, directivas y normas vigentes;  que no ha realizado, en su defecto,  estudios monográficos y específicos sobre las afecciones al paisaje y los valores ambientales, la flora y la fauna silvestre del estuario, la bahía y la ría en su conjunto; y que no ha hecho una evaluación o previsión de riesgos por las nuevas actividades que van a desarrollarse. 
        En  cuarto lugar, vulnera la Ley de Costas, art. 2, donde se dice que la “actividad administrativa sobre el dominio público marítimo-terrestre perseguirá los siguientes fines:...b) Garantizar el uso público del mar, de su ribera y del resto del dominio público marítimo-terrestre, sin más excepciones que las derivadas de razones de interés público debidamente justificadas...” Y el art. 31 que regula la ordenación del dominio público marítimo terrestre, preceptúa que “la utilización del dominio público marítimo-terrestre y, en todo caso, del mar y su ribera será libre, pública y gratuita para los usos comunes y acordes con la naturaleza de aquél, tales como pasear, estar, bañarse, navegar, embarcar y desembarcar, varar, pescar, coger plantas y mariscos y otros actos semejantes que no requieran obras e instalaciones de ningún tipo y que se realicen de acuerdo con las leyes y reglamentos o normas aprobadas conforme a esta Ley”. Sin embargo, el Puerto Deportivo va a sustraer del uso público una parte del dominio público marítimo-terrestre, privatizando su explotación para disfrute exclusivo de los usuarios de embarcaciones de recreo, violando la finalidad del art 2.b)  de garantizar el uso público del mar.
       En quinto lugar, el proyecto no responde a ninguna necesidad social ni inversión razonable con garantías de futuro al margen de un estudio económico-financiero sobre las fórmulas de gestión y explotación, la amortización de la inversión pública, las previsiones y adecuaciones entre la oferta y la demanda y los gastos e ingresos, las tasas portuarias, los compromisos públicos y privados en el mantenimiento o las inversiones futuras... El Gobierno pretende incrementar los amarres cuando su número por vivienda en Cantabria es de los más altos de  España. Tampoco existe un estudio serio –tráfico marítimo de embarcaciones deportivas o de recreo: número, frecuencia, rutas, intensidad, impacto económico,  estacionalidad....– sobre el futuro del sector náutico que justifique nuevos puertos deportivos, y mucho menos, de la magnitud como el que se plantea – en Cantabria casi 3.000 nuevos atraques, 300 millones de euros de nueva inversión y una previsión infladísima de demanda posible que ignora la fuerte estacionalidad turística, las limitaciones climatológicas y naúticas del Cantábrico, y la competencia entre nuevos puertos deportivos o sus ampliaciones, incluidos los del oriente de Asturias desde Gijón, Tazones, Lastres, Ribadesella, Llanes…–, con estimaciones de demanda  erróneas y abusivamente exageradas, y sujetos todos a una fuerte estaoionalidad, vacíos o semivacíos el 80% del año, y cuya construcción sólo beneficia a los promotores de los proyectos y a  un modelo de desarrollo que ha supuesto la destrucción irreversible de algunos de los parajes mas bellos de nuestra costa
       En sexto lugar, porque los impactos de la construcción del puerto modificarían en gran medida los valores ambientales de la ría y marismas de San Vicente –áreas de gran diversidad y productividad biológica para el sector pesquero pues garantizan la reproducción y/o alimentación de numerosas especies– al alterar la dinámica sedimentaria  y del estuario por la implantación de un gran obstáculo en su interior, y por el dragado y la ocupación del estuario con efectos permanentes y visibles en abierta contradicción con la propia Memoria Ambiental del Plan de Puertos e Instalaciones Portuarias donde se dice que “las propuestas que afecten a estructuras sedimentarias deben ser lo más blandas posibles procurando una ocupación mínima de zonas de marisma y zonas intermareales…Asimismo se evitará el relleno de zonas intermareales y de marismas y la ocupación de sistemas de valor ambiental significativo”.  
     En séptimo lugar, la construcción del puerto interior, ocupando 49.000 m2 de lámina de agua y casi 300 atraques no puede ser considerada, en ningún caso, una actuación blanda ni una ocupación mínima, por mucho que se pretenda devaluar el impacto de diques, pantalanes  y dragados  dentro de la incertidumbre de su comportamiento frente a los temporales, el oleaje, las corrientes y el subsuelo marino, el impacto visual que producirà, la disminución del prisma de marea, la colmatación del canal de navegación, la disminución del calado de entrada, el aumento de la sedimentación, la erosión de arena de las playas interior y exterior de la ría, y los problemas de mantenimiento, rellenos y dragados, incompatibles con la calidad ambiental que el Parque, la ZEC y la Directiva de Hábitats pretenden preservar. El proyecto reducirá, además, la calidad del agua de la ría de San Vicente, dificultará su renovación y añadirá un foco de contaminación importante al intensificarse el tráfico de embarcaciones y vehículos por tierra y mar, los vertidos náuticos y el arrastre de lixiviados contaminantes, y potenciará la demanda de plazas de aparcamiento y acentuará los atascos.
       En octavo lugar, porque el proyecto contradice la estrategia oficial e internacional de adaptación al cambio climático para zonas vulnerables –playas y costas bajas del entorno de estuarios y deltas– al ascenso del nivel del mar: La construcción de nuevas estructuras costeras y portuarias supone una reducción drástica de la capacidad evolutiva natural de la costa, hace más rígido el frente costero, acentúa la erosión y el retroceso de la línea de costa, inunda las zonas bajas, aumentan los impactos de los temporales, y disminuye la superficie de las playas. Y es contrario al informe STERN, a la Ley de Costas y su reglamento, y a las directrices elementales de planificación costera para prevenir los riesgos debidos a un ascenso del nivel del mar como efecto del cambio climático
        En noveno lugar, el puerto deportivo no es compatible con la iniciación del proyecto de regeneración de la marisma de Pombo, aún con sus limitaciones e incertidumbres, debe descartarse su construcción con alternativas menos perjudiciales, y potenciarse la eficiencia de las instalaciones existentes, tal como plantean las Normas Urbanísticas Regionales que en su art. 8 establecen que “se potenciará la eficacia y eficiencia de las instalaciones e infraestructuras actualmente existentes frente a la construcción e implantación de otras nuevas”.
       En décimo lugar, la potenciación de la actividad recreativo-deportiva debe buscar fórmulas de implantación integradas en la costa y sostenibles ambientalmente para aliviar la presión histórica sobre los bordes costeros y evitar los impactos de las concentraciones excesivas. Los puertos deportivos y grandes infraestructuras en el litoral son soluciones duras y nada flexibles frente a cambios en el nivel del mar o en la demanda. Su gestión debe apoyarse en pequeños embarcaderos y pantalanes flotantes muy selectivos, estructuras blandas perfectamente adaptables tanto a los cambios  del medio físico como de la demanda, algo que favorece el empleo, diversifica los usos del territorio, evita la acumulación y congestión de las zonas portuarias urbanas, no requiere grandes obras, repercute mucho menos sobre la calidad ambiental, posibilita un mejor reparto de beneficios, es mucho más barato y eficaz, minimiza los impactos, y satisface la demanda basada en las infraestructuras actuales y en la reordenación de los atraques ya existentes

Proyecto "Sonambulos" de mejora y protección del Medio Ambiente Subterráneo, impulsadorbaláno por el espeleólogo y catedrático emérito D. Antonio González Corbalán

El catedrático emérito, miembro de ANCABA-Cantabria y espeleólogo D. Antonio González Corbalán impulsa el proyecto de cuidado y mejora del Medio Ambiente Subterráneo denominado "Sonámbulos":

Actuación del Plan PROVOCA en Castro Urdiales. Acueducto de El Chorrillo, sábado 2 de Diciembre, de 10'00 a 14'00 horas


Aprovechando la llegada del frío y con él la parada de la actividad fisiológica de los árboles, estamos en un momento estupendo para continuar con nuestra labor de repoblación por diferentes emplazamientos de Cantabria. Esta vez nos vamos al “extremo oriente” de la Tierruca, concretamente a Castro Urdiales, donde te proponemos una original actividad en la que conjugaremos la naturaleza con la historia.
Está será nuestra última actividad dentro del PROVOCA (Programa de Voluntariado y Educación Ambiental del Gobierno de Cantabria) por este año, para la que contamos con la colaboración del Ayuntamiento de Castro Urdiales y, especialmente, de su Escuela Taller.
Desarrollaremos la actividad en el primer tramo del arroyo Aranzal, donde tendremos la oportunidad de contribuir tanto a su mejora ambiental como a descubrir la apasionante historia que rodea a este modesto curso de agua que sirvió para el abastecimiento de la población desde tiempos romanos y en el que se conservan importantes vestigios del acueducto original.
Desde el punto de vista ambiental no sólo crearemos un bosque de ribera, sino que también limpiaremos el cauce de basura y de plantas invasoras. Además, investigaremos la calidad de las aguas a través de la presencia de la fauna del cauce.
Se trata de una actuación que no requiere gran esfuerzo físico ni tiene peligro y, por tanto, es asequible a cualquier persona interesada y muy recomendable para los niños. La cita es el sábado 2 de diciembre, a las 10:00 h. en los depósitos de El Chorrillo, situados junto a la Escuela Taller de Castro Urdiales. La ubicación exacta del punto de encuentro está en el siguiente enlace:
La actividad durará hasta las 14:00 horas aproximadamente. Para crear ambiente y cargar energías para la jornada, empezaremos con un desayuno a base de leche con cacao o café caliente acompañado de “algo” para “mojar”. También antes de despedirnos, la organización ofrecerá un aperitivo para todos los voluntarios con el que reponer fuerzas y encontrar momentos distendidos para comentar la jornada.
Como todas las del PROVOCA, esta es una ACTIVIDAD GRATUITA, incluido también el transporte en AUTOBÚS.
¡¡ ANIMATE Y PARTICIPA!! Invita a tus amigos y, entre todos, formaremos una legión de activistas por la naturaleza. Cuantos más seamos, más efectivo será el trabajo.
Te recuerdo que es OBLIGATORIA LA INCRIPCIÓN PREVIA POR TELÉFONO en todas las actividades del PROVOCA ya que el número de plazas es limitado y hay que prever la participación.
La inscripción puede hacerse llamando a los números de teléfono: 942 605169 o 609668673 de 10:00 a 14:00 h. y de 17:00 a 19:00 h.
Ten en cuenta además que:
Los menores de 15 años deberán estar acompañados por un adulto. En caso de venir acompañados por un adulto distinto de su padre/madre/tutor legal, deberán presentar autorización firmada por uno de ellos.
 Los jóvenes entre 15 y 18 años, si no vienen acompañados por padre/madre/tutor legal deberán traer, igualmente, una autorización de éste.
Conviene igualmente que traigas ropa cómoda y calzado resistente. Si tienes botas de goma es recomendable su uso, especialmente para realizar las actividades que tendrán lugar dentro del cauce. Además, en este tiempo, por si acaso, siempre es conveniente ir provistos de chubasquero.
Por lo demás, no se necesita ningún requisito especial, la organización pone todos los medios y materiales necesarios para realizar la actividad. Tú sólo tienes que traer ganas de aprender, colaborar y pasarlo bien.
Si quieres información general sobre el Programa PROVOCA puedes consultar la Página web
Puedes seguir las actuaciones de la Asociación Cultural Bosques de Cantabria, en nuestro Facebook:
http://www.facebook.com/pages/ASOCIACI%C3%93N-CULTURAL-BOSQUES-DE-CANTABRIA/287591701274770

Actividades del Ateneo de Santander en la semana del 27 de Noviembre al 2 de Diciembre de 2017

LUNES, 27
Ciclo de Cine:
Lo posible utópico, lo imposible cotidiano
 EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA” (King Vidor, 1934) 80’
Estados Unidos, años 30. En plena Depresión económica, John y Mary, una pareja joven que vive abrumada por las deudas y el desempleo, abandona la ciudad y se establece en una granja abandonada. A pesar de la inexperiencia de John, deciden explotarla. Y este proyecto se hará realidad a medida que vayan llegando a la finca personas de los más diversos oficios que huyen de la miseria urbana. El resultado es la creación de una cooperativa agrícola y de un nuevo tipo de sociedad más solidaria
MARTES, 28
Ciclo de conferencias
“LOS CAMINOS HISTÓRICOS DE CANTABRIA”
Luis Villegas Cabrero
Dr. Ingeniero de Caminos, C. y P.
Catedrático de la Universidad de Cantabria
Miembro del Centro de Estudios Montañeses
“LOS CAMINOS MODERNOS DE CANTABRIA”
Organiza: Centro de Estudios Montañeses
MIÉRCOLES, 29
La divulgación como principio
Charla-coloquio  del Aula de la Energía
Francisco González de Posada
Dr. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos
La energía hidráulica en España: su importancia en el desarrollo industrial de la posguerra y su relevancia actual
Cátedra energía Viesgo-UC
JUEVES, 30
Presentación de Libro de Cardiología de Valdecilla
El editor ha sido el profesor José Ramón Berrazueta, y el editor asociado el profesor José A Vázquez de Prada.  Es un libro de texto que compendia el programa de Cardiología que se ha impartido y se imparte en los últimos años en nuestra Facultad de Medicina. 
En el libro han colaborado 38 autores. Todos ellos se han formado durante el periodo de pregrado, la residencia o ejercen actualmente en el Servicio de Cardiología en Valdecilla y en los de los Hospitales de Laredo y Sierrallana. 
Organiza: Colegio de Médicos de Cantabria
DICIEMBRE
VIERNES, 1
Presentación del libro
Lo que ella diga
de
Rafael Caunedo
Un terremoto emocional sacude la idílica vida de Santiago Tatay. Un diagnóstico médico inesperado va a provocar una onda expansiva que afectará a todo su entorno. Nadie resultará ajeno a lo que le espera y todo tipo de convulsiones afectivas se removerán hasta conseguir estabilizarse de nuevo. Pero el seísmo ha movido el tablero y el puzle se ha descolocado. Es lo que pasa cuando te dicen que solo te quedan cinco años de vida: que las piezas ya no se pueden volver a encajar en el mismo lugar en el que estaban.
Intervendrán:
Fernando Martín
Presidente de la Asociación Cántabra de Esclerosis Lateral Amiotrófica CanELA
Dr. Javier Riancho
Especialista en ELA, neurólogo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Hablará sobre la situación de la ELA en Cantabria
Rafael Caunedo
SÁBADO, 2
Homenaje a Juan José Mier
Antonio Noguera
Juanjo Mier y la creación musical
Concierto:
Maribel o tema variaciones
Asunción Arenal, piano
Heidelberg, una puerta de luz para Gaia
Asunción Arenal, piano
Paula Mier, flauta
 

domingo, 12 de noviembre de 2017

Fundación Bruno Alonso (C/Isaac Peral 1, Santander). Exposición "Trozos de Patria", de Rufino Ruiz Ceballos

La Fundación Bruno Alonso  inaugura a las 19,30 del  lunes día 13  una magnifica exposición de pintura bajo el titulo "Trozos de Patria" donde la familia del pintor junto con coleccionistas privados nos presentan obras inéditas del artista camargués Rufino Ruiz Ceballos. Nacido en Revilla de Camargo en el año 1907  coincidiendo con los 110 años de su nacimiento  se inaugura la  exposición donde se muestran los cuatro niveles  en su obra, donde se aprecian cambios importantes  su obra temprana, seguida de su paso por exilio norte de África en Argel donde los colores son mas intensos, pasando a París donde en sus composiciones mantiene  figuras humanas y finalmente a partir años 60-70 donde éstas desaparecen.  Ademas se presentan dibujos que aparecieron  hace escaso tiempo en un desván familiar dentro de un saco de yute tras mas de 75 años en este.  Hemos puesto mucho trabajo y dedicación para esta exposición y esperamos contar con su presencia el próximo lunes.






Actividades del Centro Botín. Diciembre 2017

 
 

miércoles, 25 de octubre de 2017

Los orígenes intelectuales del nacionalismo catalán (I): del carlismo a Hegel, y (II) El Catalanismo liberal, por el Dr. D. Felipe José de Vicente Algueró, presidente de la Asociación Nacional de Catedráticos de Secundaria ANCABA

Somos un pueblo”, repitió Puigdemont varias veces en su comparecencia del día 3 de octubre. Un pueblo, una nación, “ein Volk” en alemán. Y un pueblo es una nación y una nación ha de tener un Estado que encarna el “espíritu del pueblo”. Nacionalismo hegeliano. Fue Hegel quien transformó el nacionalismo liberal de principios del siglo XIX en una ideología totalitaria al servicio del Estado prusiano e influyó decisivamente en el carácter irracionalista, historicista y antiliberal de los nacionalismos posteriores, el catalán incluido. K. Popper ya denunció este nacionalismo como una ideología perversa y uno de los grandes enemigos de las sociedades abiertas.
 
La sociedad abierta popperiana es el Estado liberal de derecho que la civilización occidental ha ido alumbrando y consolidando a pesar de sus grandes enemigos: los irracionalismos románticos y los totalitarismos del siglo XX. Entre los irracionalismos románticos ya tenemos un buen ejemplo en la Cataluña del siglo XIX: el carlismo. La Cataluña carlista coincide casi exactamente con la Cataluña más independentista actual. Hasta el mismo Puigdemont tiene orígenes familiares carlistas. La principal característica del carlismo fue su rechazo frontal, religioso, sentimental y altamente emotivo del estado liberal. “El liberalismo es pecado” es el título del famoso panfleto de un clérigo catalán, Salvà i Sardany, quien por cierto firmaría hoy con gran regocijo cualquier manifiesto clerical a favor del independentismo, eso sí cambiando el título: “El constitucionalismo es pecado”. Lo que venía a decir Salvà es que del Evangelio y de la doctrina de la Iglesia se deduce una sola opción política, la carlista, así que todas las demás están equivocadas. Eso es más o menos lo que dicen los sacerdotes independentistas, las monjas nacionalistas y los abades de Montserrat y Poblet: el que no piensa como nosotros no está en la onda del Evangelio. Supongo que eso debería pensar el inefable obispo de Solsona (tierra carlista pata negra) cuando participó en un acto ilegal el día 1 de octubre votando en la performance-votación. Su conciencia (neocarlista) debió de quedar tranquila.
 
El prudente León XIII rectificó tamaño dislate y reconoció que los católicos que participaban en la España liberal no iban al infierno por eso, en todo caso sería por los mismos pecados que podían cometer también los carlistas. Y como ponerse evangélicamente al lado de un pleito dinástico iba siendo cada vez más insostenible, Torras i Bages, un clérigo antiliberal de tomo y lomo, pero inteligente, purificó el carlismo en retirada para convertirlo en un catalanismo tradicionalista, ruralista y teocrático. Cataluña había salido casi de la mano de Dios, era anterior a cualquier Estado u organización social y, por lo tanto, el Estado liberal no hacía otra cosa que ir contra la misma voluntad divina, o sea, contra una Cataluña identitaria, pacífica, feliz en sus tradiciones y que no tenía nada que ver con ese maldito Estado liberal que nos convierte en simples ciudadanos cuando nosotros somos por encima de todos catalanes y, por supuesto, católicos, que es lo mismo. Torras era un obispo político hasta la médula, participó en la Asamblea de la Unión Catalanista que aprobó las Bases de Manresa, una especie de constitución catalana propuesta a los gobernantes del Madrid liberal que no hicieron mucho caso.
 
Las Bases de Manresa son una primera clave del nacionalismo catalán: el parlamento que proponen para la nueva Cataluña feliz era un parlamento orgánico, en que los diputados no eran elegidos directamente por los ciudadanos y a través de partidos, sino a través de gremios y corporaciones. Algo así como la democracia orgánica de las Cortes franquistas, que por algo bebieron su inspiración en la misma fuente tradicionalista.
 
No es de extrañar que a los liberales (incluso a los catalanes) este modelo de Estado catalán les pareciera un retorno a la Edad Media. Al pobre Valentí Almirall, que era catalanista y republicano, pero liberal, le hicieron la vida imposible porque el pensamiento único era entonces el marcado por Torras i Bages y el grupo en torno a la revista “La Veu de Montserrat” formados todos ellos en el carlismo más rancio y ahora evolucionados hacia un tradicionalismo gremialista.
 
Este es el primer cromosoma del nacionalismo catalán y que aún perdura: su absoluta falta de comprensión de lo que es el Estado liberal y constitucional, cuyos orígenes están en la teología cristiana (la escuela de Salamanca, Suárez y Vitoria) y en la Ilustración. El nacionalismo catalán no ha podido entender todavía lo que significa una “sociedad abierta”, aquella en que la política se basa en la racionalidad, el debate civilizado, la pluralidad, el pacto y el acuerdo. El principal garante de la sociedad abierta es el Estado de derecho cuya esencia descansa en el pacto o contrato de los ciudadanos entre sí, dando origen a las leyes y a las normas de convivencia que tienen como fin primordial la salvaguarda de los derechos de cada ciudadano. Y empezando por algo tan sencillo como el reconocimiento de la sociedad como formada por ciudadanos, no basada en un ente metafísico previo (la nación, la raza, la clase social…) y en la que las identidades religiosas, ideológicas o étnicas son respetadas, pero no son el fundamento del Estado.
 
Hegel impartiendo clase. Litografía de Franz Kugler, 1828
Hegel impartiendo clase. Litografía de Franz Kugler, 1828
 
El hegelianismo vino después, alejando el nacionalismo tradicionalista de sus bases teocráticas y dándole un contenido más respetablemente filosófico. Para Hegel, el sujeto de la Historia no es la persona, el individuo o el ciudadano: es la nación. Mejor dicho, el Estado, porque previamente ha afirmado solemnemente que toda nación requiere un Estado propio que es la encarnación del “espíritu del pueblo”. Colectivismo nacionalista, pero colectivismo al fin y al cabo como sería el comunismo después. El individuo no existe, es una célula más de ese ente metafísico que es la nación. La libertad personal consiste en adecuar mi voluntad a la de la nación, no hay más voluntad que la general (Rousseau es un precursor) que una vez formada no admite disidencia ni discrepancia. Está claro: “somos un pueblo”, un único sujeto histórico y quien discrepa no es “pueblo”, es, simplemente, un paria desnortado que acaba señalado como un antipatriota, o sea, anticatalán. La apropiación obscena que los nacionalistas catalanes hacen de ideas como “pueblo catalán”, “Cataluña”, etc.… es hegelianismo en estado puro. Y luego viene lo demás: al único pueblo, al único espíritu, le corresponde un único partido, o mejor, un “movimiento nacional” en donde están partidos, asociaciones, clubes de fútbol, sindicatos, universidades, órdenes religiosas, medios de comunicación… Claro, si todos somos el mismo pueblo hemos de actuar al unísono. La libertad personal y ciudadana quedan literalmente fulminadas.
 
Lo que pasó los días 6 y 7 de septiembre es un buen ejemplo de lo anterior: el nacionalismo catalán, de orígenes carlistas y hegelianos, se carga en pocas horas el Estado de derecho, simplemente porque nunca lo ha entendido ni valorado. En las raíces del nacionalismo catalán hay una cultura antiliberal que imposibilita para comprender y aceptar con todas sus consecuencias el Estado liberal de derecho.
 
A Hegel, el nacionalismo catalán aún le debe más: su historicismo. Hegel ideó una teoría histórica de la nación. El “espíritu del pueblo” actúa a través de la Historia, se va manifestando en el tiempo como una especie de revelación divina actuante en hechos y acontecimientos. Es precisa, pues, una relectura hegeliana de la Historia en la que el sujeto es la nación, no las personas y su libertad. Hay que establecer todo un relato histórico a la luz del “espíritu del pueblo” y ponerlo al servicio de la construcción nacional. Y, por supuesto, transmitirlo a través de la educación para formar hombres y mujeres despojados de su libertad como ciudadanos y convertirlos orgullosamente en simples muescas de la maquinaria irracional del Estado hegeliano-nacionalista, rabiosamente antiliberal. Y algo más: para Hegel, la nación se autorrealiza en contraposición a otras naciones, desarrollando lo que hoy llamaríamos un supremacismo. La guerra es, para Hegel, algo positivo, porque une al pueblo y fortalece la nación. El desprecio más o menos implícito hacia otros pueblos, el uso de consignas que fomentan el rencor y antipatía hacia quienes no son “pueblo” derivan de esta necesidad de autoafirmación, que llega hasta el acoso físico de personas, incluso de menores. Las formas en que el nacionalismo catalán ha usado la animadversión como método político son variadas (“España nos roba”, llamar “fascistas” a los constitucionalistas…). En el fondo, el nacionalismo de matriz hegeliana atribuye al Estado (a la nación) una moralidad intrínseca. El bien o el mal es aquello que conviene o no a la nación. Así, todo está permitido, desde saltarse las leyes hasta depositar votos fraudulentos en unas urnas, manipular fotografías o mentir (“ningún banco se irá de Cataluña…”).
 
 
¿Y las CUP? ¿Qué tienen que ver en este panorama ideológico nacido del carlismo tradicionalista? Más de lo que parece. Las CUP representan otro componente ideológico: el anarquismo. Cataluña tierra de carlistas y de anarquistas. Y ambos coinciden en algo esencial: la incomprensión y desprecio hacia el Estado liberal de derecho. Nacionalismo hegeliano y anarquismo son enemigos declarados de las sociedades abiertas. Aunque tácticamente sean aliados, los objetivos son distintos. En un caso, hay que destruir el Estado liberal para sustituirlo por un Estado nacional; y en el otro, la liquidación del Estado lleva a sustituirlo por el colectivismo.
 
Pero, en ambos casos, la sombra de Hegel planea por igual. El hegelianismo es el padre del totalitarismo moderno, tanto del fascista como del marxista. Si sustituimos la nación o el “espíritu del pueblo” por “raza” tendremos el nazismo y si lo hacemos por “proletariado”, tenemos el marxismo y el anarquismo. En ambos casos, el ciudadano racional y libre es diluido en la nación o en la clase. En ambos casos su libertad personal consiste en adecuar su voluntad al Estado nacional o al partido que encarna la clase.
 
“Nación”, “clase social”, “pueblo”, “proletariado” se han convertido en mitos con gran capacidad de atracción de ilusos para los que razonar resulta aburrido. George Sorel era un marxista francés cansado de leer “El Capital” de Marx sin llegar a entender las sutilezas de sus cuatro largos y farragosos tomos. Marx era demasiado racionalista y su socialismo “científico” muy tedioso para movilizar a las masas. Sorel hizo una relectura irracionalista del marxismo, abandonando sus pretensiones argumentativas por el mito. Se dio perfectamente cuenta de que el proletariado o la lucha de clases elevados a la categoría de mito eran mucho más eficaces que los alambicados análisis de “El Capital”. Sorel introdujo en la política contemporánea el mito como sustitutivo del racionalismo marxista. Tanto el comunismo como el nacionalismo y los fascismos (una variante del nacionalismo hegeliano) encontraron el mito como banderín de enganche para atraer a las atribuladas masas necesitadas de paraísos en donde descansar sus sentimientos y cubrir sus esperanzas. La nación como mito entró en el discurso nacionalista y singularmente en el catalán. Por eso se hace tan difícil argumentar racionalmente con quien ha renunciado a pensar y subrogado su razón al sentimiento y a la esperanza de que llegue el mesías que traerá la tierra prometida de la nación independiente, feliz, próspera y sin clases, si añadimos al mito de la nación el del proletariado triunfante. El argumentario nacionalista se convierte en propaganda.

Los orígenes intelectuales del nacionalismo catalán (II): el catalanismo liberal

Afortunadamente y a pesar del empuje que tienen los populismos anuladores de la libertad, la civilización europea ha avanzado lo suficiente como para consolidar al Estado de derecho nacido del liberalismo como el modelo de la Unión Europea. En un club de Estados que tienen en común el constitucionalismo liberal y un afán de superar los etnicismos, no cabe el retorno al tribalismo y al colectivismo.

Francesc Cambó
Francesc Cambó


A esa civilización basada en el Estado de derecho se sumó España a partir de 1978. Por supuesto, el nacionalismo hegeliano también cosechó frutos en España. El nacionalismo liberal nacido con la Constitución de 1812 fue herido por el terremoto hegeliano. La España franquista, singularmente en la década de 1940 y 1950 es un ejemplo de Estado nacional, secuestrado por un nacionalismo hegeliano que bebe de las mismas fuentes que el catalán: el carlismo y el tradicionalismo del siglo XIX. Si Torras y Bages se sentó en la asamblea de la Unión Catalanista, otros obispos lo hicieron en las Cortes orgánicas y en ambos casos supongo que muy a gusto. También se reelaboró una Historia de España en clave del “espíritu del pueblo”, del pueblo español totalitariamente absorbido por una minoría.

Pero España echó el nacionalismo hegeliano al basurero de la Historia en 1978, sumándose al modelo de los países más democráticos de Europa. La Constitución de 1978 no es una constitución nacionalista en el sentido hegeliano del término. Nuestra ley fundamental renuncia al centralismo, reconoce las nacionalidades y lenguas oficiales distintas al castellano. A nadie se le obliga a sentirse español y se amparan diversas identidades representadas por partidos políticos con credo nacionalista no español. La nación española se basa en el respeto al Estado de Derecho y nada más. No se desprende de nuestra carta magna un patriotismo españolista, sino un patriotismo constitucional al modo de Habermas. Lo que ahora está en juego no es una España nacional uniformadora, es el Estado constitucional, base de la convivencia en las sociedades civilizadas. La secesión no es solo el desmembramiento de un territorio, es la ruptura de las reglas de juego, del pacto entre ciudadanos libres e iguales que viven bajo el amparo de unas leyes comunes, que pueden cambiarse de acuerdo con unas reglas. Lo que está en juego es estar con la civilización europea superadora de los nacionalismos tribalistas o volver atrás en la Historia. Es optar por el razonamiento o la propaganda sentimentaloide.

Existe, afortunadamente, una Cataluña liberal y constitucionalista. También con raíces históricas. Liberales catalanes estuvieron en las Cortes de Cádiz y en los gobiernos liberales del siglo XIX. Uno de los grandes liberales españoles es Joan Prim i Prats, con ocho apellidos catalanes y presidente del gobierno constitucional de España entre 1869 y 1870. Los hombres que crearon la Lliga Regionalista (1901) aunque alguno viniera del carlismo (Prat de la Riba), otros, singularmente Cambó, eran liberales. Mientras los nacionalistas más hegelianos agrupados en la Unión Catalanista no querían saber nada de la España liberal, los jóvenes escindidos de ella se atrevieron a formar un partido político que aceptaba la Constitución de 1876.  Todo un anatema para los otros nacionalistas para quienes el catalanismo debía ser un movimiento nacional (la Unión Catalanista) y nada de partidos políticos porque esos hacían el juego al odiado Estado liberal. Al fin y al cabo, los nacionalistas de la Unión Catalanista no querían un parlamento con partidos, si no otro corporativo tal como defendían las Bases de Manresa que, por cierto, fueron fruto de la Unión.

El experimento de la Lliga es interesante e imposible de resumir aquí. Baste decir que los hombres de la Lliga (Cambó incluido) formaron parte de los gobiernos de España. Su credo ideológico era el “noucentisme” (novecentismo), una reacción racionalista y civilista contra el nacionalismo hegeliano omnipresente. El “noucentisme” alababa la obra bien hecha, la racionalidad, mesura y proporción inspiradas en el mundo clásico, en definitiva, el “seny”, la sensatez, como fórmula no solo de hacer política, también como distintivo para conseguir una sociedad armónica, trabajadora y pacífica.  El sumo pontífice del “noucentisme” fue Eugenio D’Ors, pero su egocentrismo le indispuso con los dirigentes de la Lliga y acabó instalándose en Madrid, donde evolucionó hacia el nacionalismo totalitario, se hizo falangista y acabó sus días como intelectual orgánico, y bien pagado, del franquismo.

Pero al llegar la República el nacionalismo liberal de la Lliga había sido desbordado otra vez por el nacionalismo hegeliano, irracionalista, sentimental y emotivista que fraguó en Estat Català y en la Esquerra Republicana de Cataluña. El antiliberalismo y el desapego a lo que es un Estado de derecho tiene su particular performance el 6 de octubre de 1934 en que Companys perpetró un golpe de Estado contra el gobierno legítimo de la República. Y por el mismo motivo que ahora: el Tribunal de Garantías Constitucionales declaró inconstitucional una Ley de Contratos de Cultivo. Pero Companys -lejos de entender lo que es un Estado de derecho-interpretó la sentencia como un ataque a toda Cataluña. Otra vez la consigna de “somos un pueblo”. El “espíritu del pueblo” había sido ultrajado y eso no podía consentirse. ¿Quién es un tribunal por muy alto que sea para sentenciar contra la nación catalana cuando esta nación es anterior y superior al Estado y cualquier tribunal?

Juan Prim y Prats , marques de los Castillejos (retrato por Luis de Madrazo, 1870)

Juan Prim y Prats, marques de los Castillejos (retrato por Luis de Madrazo, 1870)

Amadeu Hurtado, el abogado catalanista que hizo de mediador entre Companys y el gobierno central explica en sus memorias cómo le hizo llegar al “president” una oferta de solución pactada a la que Companys se negó porque por encima de todo quería la confrontación para tensar a las masas nacionalistas. Por algo los de Esquerra ya tenían sus agitadores preparados, sus “escamots” o grupos paramilitares dispuestos a las movilizaciones. Venían a ser una Asamblea Nacional Catalana, pero a lo bruto. El recurso a la calle, al griterío y a una supuesta “rebelión democrática” se superpone a la democracia constitucional. Cualquier parecido con la actualidad no es pura coincidencia. Cambian las personas, el trasfondo antiliberal sigue incólume.

El retorno de la democracia en España favoreció de nuevo un nacionalismo liberal catalán respetuoso con el Estado de derecho: Convergència i Unió. Pero su componente liberal no ha sido capaz de superar el envite que el renacido nacionalismo hegeliano -nunca definitivamente olvidado- ha hecho del catalanismo político. El relato irracionalista, sentimental y antiliberal ha vuelto a apoderarse del nacionalismo catalán. La atávica desconfianza del carlismo hacia el Estado liberal ha renacido (quizás nunca murió), sobre todo en las zonas de Cataluña en donde el tradicionalismo de Torras i Bages ha hibernado a la sombra de campanarios y masías recordando las gestas de las guerras carlistas cuando los heroicos soldados y los curas “trabucaires” luchaban contra el Estado liberal. No lo sabían, pero también luchaban contra la razón, la libertad y los valores políticos que cimentan la Europa de la que no se quieren separar, pero de la que ideológicamente están lejos. Y, por si a los europeos les queda alguna duda, que revisen lo que pasó los días 6 y 7 de septiembre de 2017.

A modo de conclusión: el nacionalismo catalán mayoritario se mueve en un plano sentimental, emotivo, mítico y propagandístico que hace muy difícil el diálogo basado en una argumentación racionalista y jurídica. Mis intentos de argumentar sobre la base de los principios del liberalismo racionalista, fundamento del Estado de derecho, con independentistas irredentos son vanos. Por eso soy pesimista. Los irracionalismos del siglo XX no fueron derrotados por la fuerza de la razón si no por el desastre histórico que todo irracionalismo conlleva. Ojalá no haga falta llegar a demostrar lo endeble de sus promesas o las consecuencias económicas y sociales de un proyecto basado en ilusiones y no en razonamientos para pasar página en la Historia. El desastre se puede evitar. Pero quizás algunos nacionalistas hegelianos puedan ser sensibles a esta idea: una ideología que divide y enfrenta a toda una sociedad es moralmente inaceptable (perversa diría Popper) y solo puede llevar al fracaso. Por eso no soy nacionalista y soy liberal, porque el liberalismo y su expresión jurídica, el Estado de derecho, han sido capaces de conseguir un modelo de sociedad en donde caben todos, todos pueden expresarse y defender sus ideas, las discrepancias se resuelven en un marco legal conocido y la convivencia es el máximo objetivo de toda actividad política.
EL AUTOR ES CATEDRÁTICO EMÉRITO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA, ESPECIALISTA EN EL LIBERALISMO ESPAÑOL. AUTOR DE “VIVA LA PEPA. LOS FRUTOS DEL LIBERALISMO ESPAÑOL”, “EL CATOLICISMO LIBERAL EN ESPAÑA” Y “DE LA PEPA A PODEMOS. HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS EN LA ESPAÑA CONTEMPORÁNEA”

domingo, 15 de octubre de 2017

El Centro Botín presenta Julie Mehretu. Una historia universal de todo y nada 12 de octubre, 2017 - 25 de febrero, 2018

Comisariada por Vicente Todolí y Suzanne Cotter, el Centro Botín presenta Julie Mehretu. Una historia universal de todo y nada, la retrospectiva más importante dedicada hasta la fecha en Europa a esta artista, considerada internacionalmente una de las más destacadas pintoras de su generación. Sumándose a la iniciativa promovida por otros museos estatales para celebrar el Día de la Hispanidad, el día 12 de octubre el Centro Botín permitirá la entrada gratuita a sus exposiciones.

Esta muestra acoge una selección de 30 pinturas y cerca de 60 dibujos que se centran en momentos clave de su práctica artística: desde los primeros dibujos en grafito o sus pinturas en tinta o acrílico, hasta los majestuosos lienzos de gran formato, cuyas trabajadas superficies y complejas arquitecturas, realizadas a base de tinta, pintura, borrados, líneas y gestos, ganan en profundidad y solidez con el paso del tiempo.

Las obras realizadas en los últimos años por Mehretu ponen de relieve, a través de su escala monumental, el énfasis en la marca caligráfica y en lo pictórico. Asimismo, esta exposición evidencia la importancia del dibujo en la trayectoria de la artista, que discurre en paralelo a su pintura y mantiene una relación simbiótica con ella.

Durante las últimas dos décadas Julie Mehretu (Addis Abeba, Etiopía, 1970) ha desplegado un corpus de obra extraordinariamente coherente y poderoso, que ha destacado internacionalmente por la forma en que expresa la complejidad del mundo actual. Atenta oyente y lectora, la artista colecciona imágenes emblemáticas de sucesos actuales e históricos que a menudo se convierten en fuente de inspiración para la creación de nuevas piezas.

Una historia universal de todo y nada propone una reflexión activa y continuada sobre la pintura como un medio que nos habla desde el presente. La selección de trabajos presentados resulta especialmente significativa por ser posterior al 11S, un periodo convulso en el que la guerra y su espectáculo -la violencia, el racismo y los crímenes contra la humanidad- se han vuelto ya un suceso demasiado cotidiano.

sábado, 12 de agosto de 2017

Lotería de Navidad 2017 de la Asociación Regional de Catedráticos de Instituto de Cantabria-ANCABA

Como en años precedentes, la Asociación Regional de Catedráticos de Instituto de Cantabria-ANCABA ofrece a sus asociados, amigos, colaboradores y allegados la posibilidad de compartir la suerte o su tentación a través de participaciones de la Lotería de Navidad de 2017, que este año corresponde con el número. Los interesados pueden dirigirse a la Asociación a través de la dirección electrónica que figura en el perfil de este blog-web
 

domingo, 23 de julio de 2017

"La escultura del Maestro de Piasca, en el contexto de la LA ESCULTURA ROMÁNICA EN CASTILLA, durante la 2ª mitad del s. XII". Exposición temporal en el Museo Diocesano de Cantabria "Regina Coeli" (Santillana del Mar). Inauguración, viernes 28, a las 17'30 horas

 Durante la segunda mitad del siglo XII asistimos en Castilla a una proliferación de escultura monumental, desconocida  en otros momentos anteriores si exceptuamos la de un siglo anterior  (1065-1075)  en la que se conforma el Románico  internacional del Camino de Santiago: Jaca, Silos, Frómista, San Isidoro y primeros maestros de Santiago de Compostela, que a su vez producen focos creativos.
Pensamos que ello se debe  a  la influencia borgoñona,  en una época de crisis provocada por la aparición del Arte cisterciense y los escritos de san Bernardo,   contrarios a la iconografía de animales y seres fantásticos.
En 1140  el abad Suger, de Saint Denis (Paris) inicia la construcción del nuevo panteón de la Monarquía francesa en un nuevo estilo espectacular en lo luminoso: el gótico, y con nuevas técnicas arquitectónicas y decorativas: la bóveda de ojivas y la vidriera. En ese mismo año se consagra la Magdalena de Vezelay ( Borgoña), en estilo aún plenamente románico, con gran ampulosidad decorativa, en la que junto a temas evangélicos se recurre de nuevo al simbolismo de lo fantástico y monstruoso. Aquí tienen  su contexto las palabras de San Bernardo. 
Algunos escultores borgoñones, quizás ante la falta de trabajo al expandirse, con el apoyo de los reyes, los monasterios cistercienses ( Citeaux, Clairvaux, Moreruela…),  vienen a Castilla. Quizás el más dotado sea Fruchel,  que trabaja en San Vicente de Ávila (hacia 1160)  y logra crear un taller que se extiende hacia el norte de Castilla : portada de Santiago, en Carrión de los Condes. Posiblemente  a este taller pertenece Covaterio (maestro de obra o escultor) que trabaja en Piasca (1172) . 
Nos encontramos en la última etapa del románico (denominada barroca, tardorrománica o de transición),   que a su vez sienta las bases para el inicio de  la etapa protogótica. En cuanto a la técnica, predomina una talla muy elaborada, que en las figuras  adopta formas manieristas y ropajes barrocos . En cuanto a la iconografía  se recurre a temas arcaizantes del románico ( animales fantásticos: arpías, grifos, anfisbenas, centauros,…  o reales,  de fuerte simbolismo, como los leones, águilas,  cigüeñas…)  que se mezclan con otros temas novedosos profanos y coetáneos, como las escenas de cacería, contorsionistas, músicos, erotismo y sobre todo la representación de oficios gremiales. La representación vegetal adquiere una dimensión inusitada, tanto en su variedad como en su perfección técnica, - a veces interpretada con la talla a trépano  musulmana, destacando las hojas derivadas de palmetas y de acantos, que forman roleos, hélices o espirales, así como los brotes y hojas con frutos.

La temática geométrica en molduras mantiene los motivos tradicionales de ajedrezados pero incorpora un nuevo repertorio de rombos y formas quebradas ( denominadas dientes de sierra o de lobo) que representan los rayos solares. 
FOCOS DE  INFLUENCIA  INTERNACIONAL  
El principal centro creativo se encuentra en la Borgoña Francesa, de donde se extiende hacia el suroeste, a través del Camino de Santiago, en donde se realizarán las principales obras:
 1.-BORGOÑA :  St Lazare  de AVALLÓN
                                  -  St Benigne de DIJON
                                  -  La Magdalena de VEZÈLAY
 2.-LANGUEDOC : La Daurade de Y¡Toulouse (Musee des Augustinnes)
 3.- Sto. Domingo de SILOS  (Burgos):   maestros del claustro.
 4.- ÁVILA . Maestro Fruchel.    Iglesia de  San Vicente: portada sur y
                                  sepulcro de los santos Vicente,Sabina y Cristeta. 
5.- CARRIÓN DE LOS CONDES. Portada de la  iglesia de Santiago.
 6.- Santiago de COMPOSTELA. Pórtico de la Gloria, del Maestro Mateo
 LA ICONOGRAFÍA DE LOS BEATOS. Al menos hay dos metopas en el ábside de la epístola de Piasca que representan ilustraciones de los beatos: la bestia de las siete cabezas y  los ángeles deteniendo a los cuatro vientos. 
En este contexto se desarrolla la figura de Covaterio (a quién se considera “ maestro de obra”,  quizás escultor de la obra de Piasca,  de 1172) y  también, aunque de menor calidad y discípulo suyo es Juan de Piasca, que firma la escultura de Rebolledo de la Torre (Burgos) en 1186.  Se discute si ambos nombres pertenecen a la misma persona, por la afinidad de sus obras.  Son las únicas fechas  conocidas –obras firmadas- , junto con la del Maestro Mateo, del Pórtico de la Gloria de  Santiago de Compostela  (1188).
La firma de los autores ya es un signo importante de reconocimiento del artista, pero su obra no es menos  notable en cuanto a calidad  técnica y vanguardia estética  (reflejo de la vida cotidiana de la época, temática que  preludia el gótico).
 De ahí la gran importancia de la escultura del maestro de Piasca y de su discípulo, Juan de Piasca, que trabaja en Rebolledo de la Torre, que les convierten en artistas de vanguardia  (sobre todo el primero).
Es posible que Covaterio haga su obra por encargo del Monasterio de Sahagún, principal centro benedictino del Camino de Santiago, al que se había incorporado Piasca  (con sus posesiones)  hacía varias décadas y fruto de ello sería, en compensación, la realización de la nueva iglesia del monasterio, con su escultura excepcional.
ICONOGRAFÍA  del Maestro de PIASCA 
Animales fantásticos
-     máscaras vomitando tallos, posible influencia de acróteras  tardo-romanas,   
        aparecen en Rebolledo y Carrión  y Piasca.
-          gloutonmáscara englutiendo una columna
-          rinceau habité, follaje habitado por animales…
-          grifo: cabeza de águila y cuerpo de león, representa a Cristo
-          arpías:  Seres fantásticos , influencia borgoñona, con colas de serpiente.
-          sirenas: de doble cola. Símbolo de la tentación.
-          anfisbenas: aves con cabeza y cola de serpiente.
-          basilisco: ave con cresta, que mataba con la mirada.
-          centauros: luchas entre centauros  y caza.
            estatuas-columna ( inf. Borgoña, Avallon) San Miguel y el dragón
    Temas vegetales: 
     - acantos helicoidales, molinillos , hojas en espiral retocadas a trépano. 
      - roseta octopétala y pentapétala ,  aparecen en Piasca y Vallespinoso.
- lengüetas y hojas polilobuladas o ensiformes en espiral o hélice,
      Son abundantes en Piasca, Rebolledo de la Torre, Las Henestrosas o Moarves.
- hojas pentalobuladas.  ( claustro de San Andrés del Arroyo)
                  Tipo provenzal con trépano islámico.
- dientes de sierra, rayos solares,  en portadas de estética cisterciense, y Normanda
        Representan los rayos solares (Sol-Cristo) Aparece en metopas de Piasca.
- crochet,  ganchos, brotes vegetales, de influencia cisterciense.
   Temas profanos 
- cacería del jabalí .  Dos veces en Piasca. Aparece también en  Villacantid,
                   Rebolledo, Perazancas y cimacio de capitel de Aguilar de Campoó.  
- contorsionista: símbolo de la tentación y la lujuria.
- juglares:  la tentación del placerfrecuente en las iglesias de Vallespinoso,        
                     Rebolledo, Perazancas, Las Henestrosas, …
- oficios artesanales: coetáneas: herreros, tejedores, escribano,
- el beso: amor, sensualidad,
- músicos : tocan instrumentos de cuerda: psalterio, fídula, arpa, …
                    Monjes cantando, relacionado con la música celestial.
 CRONOLOGÍAS  COMPARADAS 
Como hemos apuntado anteriormente, las dos únicas fechas  documentadas para el románico  de este foco, que tiene su centro en Carrión de los Condes, son la de Piasca, consagrada en 1172 y la de Rebolledo de la Torre, firmada en 1186. En función de ambas se retrasan o adelantan las demás obras anónimas que pertenecen a esta área geográfica  del Norte de las provincias de Burgos y Palencia y Liébana  (Cantabria)   en donde  se produce este tipo de escultura  que culmina la evolución románica  y  adelanta la estética gótica.
Las fechas  propuestas para los diversos monumentos por los investigadores son las siguientes: 
-          Ávila: San Vicente : Fruchel 1140-1170.
-          Carrión de los Condes. Portada de Santiago: 1165.
-          Aguilar de Campoó, Primer maestro. (Avila) capiteles del MAN. 1170
-          Piasca. Covaterio, 1172
-          Rebolledo de la Torre. Juan de Piasca, 1186.
-          Burgos. Claustrillas de Las Huelgas, 1185
-          Monasterio de Lebanza (Palencia) . 1185
-         Santiago de Compostela. Pórtico de la Gloria, 1188.
-          San Andrés de Arroyo (Palencia)  claustro, hacia 1200
-          Aguilar de Campoó, (Palencia)  claustro y otras dependencias, 1209.
-          Moarves. (Palencia)  Portada, 1210.
Enrique Campuzano Ruiz                                                             
Doctor en Historia del Arte
Director del Museo "Regina Coeli"
Catedrático emérito de Geografía e Historia